domingo, 9 de marzo de 2014

"ESTOY MUCHO MEJOR" y "¿QUIÉN SE ACUERDA DE DAVID FOENKINOS? de David Foenkinos

estoy mucho mejor-david foenkinos-9788432220272

Estando un día con mi sobrino mayor me pregunta que de qué iba el libro que estaba leyendo y yo le contesté que iba de un hombre al que le dolía la espalda. A pesar de la cara de pasmado de mi sobrino, ¡era la verdad!.
Estoy mucho mejor es la última novela de David Foenkinos en la que la vida del protagonista da un giro total a raíz de un fuerte dolor de espalda. A la vez que acude a todo tipo de especialistas, su vida se va desmoronando. Lo que parecía ser la vida perfecta de un padre de familia, un arquitecto acomodado, va cayendo como un castillo de naipes.
Su espalda termina repleta de "nudos", llena de tensiones que terminarán por estallar pero vemos cómo a medida que va solucionando todos sus problemas y frustraciones pendientes, estos nudos se irán aflojando y el problema irá remitiendo.

De nuevo, Foenkinos no me ha fallado, aunque debo reconocer que me han gustado más sus novelas anteriores como Los recuerdos (reseña incluída también en este blog).
Debo reconocer que continúa en la misma línea  a la hora de narrar las historias, aparentemente tan simples y cotidianas...pero siempre desde el positivismo; en todas ellas prima el lado positivo de la vida y todo aderezado con esos toques de humor tan característicos en él, convirtiéndose así en otras deliciosa novela.



Como ya he adelantado su estilo continúa siendo el mismo incluyendo el humor como una de sus mejores estrategias de escritura.
A lo largo de la novela el protagonista irá experimentando distintos grados de dolor los cuales le provocarán distintos estados de ánimo; pero siempre estará presente ese toque de humor como una especie de escapatoria.
La propia experiencia vital del autor le ha servido para inspirarse en esta novela ya que, a los 16 años fue operado del corazón y, como él mismo reconoce en una entrevista realizada en una revista digital, esta experiencia puso en orden su vida: se intensificó su gusto por el arte, la lectura...
Ha tratado de hacernos ver que, a lo largo de nuestra vida, vamos acumulando negatividad y estrés. Por ello, el tema está en que debemos superar todas las barreras y todos los miedos que, sin saberlo, vamos "cargando" en nuestra espalda.
También es cierto que, en ese interés por cambiar las cosas, nos irán surgiendo otro tipo de problemas. Pero, lo que realmente nos ha querido transmitir el autor es que debemos actuar y no dejarnos llevar por las circunstancias.
Por todo ello, he llegado a pensar que, las novelas de Foenkinos podrían encasillarse dentro de las novelas de "autoayuda" ya que, de una manera u otra, consiguen que reflexionemos: en este caso acerca de en qué se ha convertido nuestra vida y si somos felices con lo que hacemos en ese bucle vital en el que nos hemos introducido.

También me gustaría incluir ciertas semejanzas que se observan con respecto a sus no velas anteriores:
- Forma de titular los capítulos; en todas es bastante original. En esta ocasión va enumerando del 1 al 10 la intensidad del dolor que siente y el estado emocional en el que se encuentra el protagonista
- Inclusión de notas a pie de página de lo más disparatadas.
- Metaliteratura; a través de sus personajes menciona a todo tipo de escritores y obras como:Muerte en Venecia de Thomas Mann, Dostoievski, Kundera..
- París como telón de fondo; Ciudad que, en esta novela el propio protagonista acaba redescubriendo: "pocas cosas podían rivalizar con la naturaleza, esta ciudad sí podía"
- Desenlaces positivos y esperanzadores; Foenkinos siempre trata de dejar una puerta abierta a pesar de que parezca que no podamos salir del túnel.

En cuanto a los personajes, me centraré sólo en el protagonista; es un cuarentón aparentemente feliz que trabaja en un despacho de arquitectos muy relevante, casado y con una hija.
A pesar de que en su trabajo le ha tocado hacer la parte "fea", la parte presupuestaria, él mismo reconoce que trata de sacar el enfoque afectivo de las cosas más anodinas.
Pero, al final termina dándose cuenta de que es una persona pesimista "que no vivía mi vida si no que la padecía" lo cual le provocará una gran carga. Él mismo se describe como: "esa categoría poco numerosa de hombres que siempre parecen ridículos cuando llevan corbata"
Al igual que el protagonista de Los recuerdos también tiene la ilusión de escribir pero el miedo al fracaso lo paraliza.
Incluso la relación con su hija se enfría por el mero hecho de que vive con un hombre 10 años mayor.
Pero, en poco tiempo, su vida dará un giro de 360 grados: "La caída es siempre algo inherente a todos nosotros. Siempre caminas por el borde del precipicio y basta una nadería para caer".
Él mismo, a raíz del insufrible dolor de espalda, se acabará dando cuenta de que debe ser él el que le ponga remedio: "Para encontrarme mejor debía desplazar mi vida y llevarla allí donde debía estar. Mi verdadera vida llevaba 10 años esperándome"
"¿Por qué había estado tantos años agobiándome por tonterias?"
Es por ello que acabará reformando un hotel, convirtiéndolo en un hotel literario dándole a cada una de las habitaciones un nombre de escritor.

Con respecto al final, y como ya he comentado antes, está lleno de positividad y la verdad es que en estos tiempos que corres se agradece.
Foenkinos ve fundamental el hecho de que una novela, y sobretodo ésta, deje en el lector una sensación de ligereza y buenas vibraciones (lo que, a mi parecer, sí que ha conseguido).
A pesar de la crudeza de los temas de alguna de sus novelas como la muerte de un ser querido, la soledad, la desaparición del amado o como en ésta, el dolor físico, consigue dejarnos ese buen sabor de boca. En esta ocasión aprendemos a escuchar a nuestro propio cuerpo:"nuestro dolor podría ser la suma de las naderías en las que hemos fracasado. Si arreglaba todo eso ya no me dolería la espalda. Para algunos de esos anhelos ya era demasiado tarde; pero para otros, todo era posible todavía. Nuestras frustraciones no prescriben".

Bueno, a modso de conclusión, tengo que reconocer que, a pesar de no ser una joya de la literatura, es una novela muy recomendable en estos tiempos de crisis y desamparo.
Hace pasar buenos ratos de lectura, pero ésta recomiendo que sea una lectura pausada ya que nos invita a reflexionar acerca de nuestra vida y sobre las cosas que siempre hemos querido cambiar de ella.
Me hizo mucha gracia leer un comentario de los franceses los cuales decían que este tipo de literatura debía ser financiada por la Seguridad Social...

Como nota final también me gustaría incluir un comentario anecdótico hecho por el propio Foenkinos en la ya mencionada entrevista digital en el que dice que no le importaría adaptar esta novela al cine como hizo con La delicadeza y que Pedro Almodóvar actuase como actor, no como realizador....No sé yo....

"Siempre se sabe cuándo comienza una historia. Yo enseguida comprendí que pasaba algo. Por supuesto, entonces no podía imaginar hasta qué punto todo en mi vida se pondría patas arriba".


"¿QUIÉN SE ACUERDA DE DAVID FOENKINOS?"

¿QUIEN SE ACUERDA DE DAVID FOENKINOS ?

Tras leer Estoy mucho mejor mi querido lector de sinopsis me prestó esta novela conociendo mi afición por dicho escritor.

Sinopsis: en ésta, el propio David Foenkinos se presenta como un escritor de 40 años, agobiado porque cree que su inspiración ha desaparecido. Tras su gran éxito literario El potencial erótico de mi mujer (que no he leído), escribe 4 novelas más que pasan por el panorama literario sin pena ni gloria.
De ahí que esta novela esté dedicada a esas fobias y obsesiones que rodean a un escritor por el miedo al fracaso. Pero, aún así también añade reflexiones acerca de: las relaciones amorosas, las relaciones entre padres e hijos...y todo ello al más puro estilo Foenkinos: divertido y con esas pinceladas de ironía.
Sí que es cierto que, al principio, la novela se va a centrar sólo en las reflexiones de un autor fracasado pero a medida que pasamos páginas la historia termina por centrarse más en la ruptura con su mujer y en su nuevo amor "ferroviario".

Tengo que reconocer que, en algunos aspectos, se me ha parecido mucho a la anterior.
También aquí nombra a escritores importantes como a su paisano Houelebecq del que menciona (no de manera explícita) a su novela: Las particulas elementales (reseña incluída en este blog)
"Pero ¿por qué habría escrito yo un libro sobre la miseria sexual? Hauelebecq ya lo había hecho"
También nombra a Marc Levi y a Dan Brown. Me hace gracia la inclusión de ambos ya que al protagonista le da miedo que, esa idea que se le ha fugado de la mente para su próxima novela, llegue a parar a esos escritores tan afamados.

En ésta no iba a ser menos y, como en todas sus novelas, nos muestra un final feliz y optimista. Ya al inicio de la IV parte nos lo anuncia: "Conociendo mis novelas mejor que nadie tengo esperanzas: me gustan los finales felices,las reconciliaciones y las salidas hacia la luz. Soy un optimista novelesco".
Añado, además, que es un final redondo ya que empieza y termina con la misma frase:


"No sé si algunos de ustedes me recuerdan. Hace unos años publiqué El potencial erótico de mi mujer. Esa novela no autobiográfica, traducida a varios idiomas, fue todo un éxito"



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada