sábado, 9 de febrero de 2013

"EL ABUELO QUE SALTÓ POR LA VENTANA Y SE LARGÓ" de Jonas Jonasson

 Voy a aprovechar esta reseña para destacar el éxito que han ído teniendo estos últimos años las novelas suecas. Todo ello a raiz de la publicación de la trilogía Millenium del fallecido Stieg Larsson.
Personalmente, de estas tres novelas, la primera me pareció la mejor y la más entretenida.
Esta trilogía tuvo un éxito mundial y ha tenido su correspondiente adaptación cinematográfica, tanto en Europa como en EEUU. Yo he visto la versión europea y me parece que está perfectamente bien llevada.
Tanto las escritoras Assa Larsson (que no es hermana de Stieg) con su novela Aurora boreal (que no he leído pero sí visto la película), como Camilla Lackberg con su serie de novelas negras y policíacas que comentaré en otra entrada, han mantenido el mismo éxito de ventas poniendo muy de moda además este tipo de novela de suspense.

Volviendo al título que nos ocupa: El abuelo que saltó por la ventana y se largó, no es el tipo de novela sueca de las anteriores sino todo lo contrario. Me ha parecido ver en ella una especie de suave sátira hacia este tipo de novelas. Aún así ha tenído el mismo éxito ya que ha sido reconocido como el libro del año (2012) y ha obtenido el Premio de los Libreros.
El secreto de esta novela se halla en el humor delirante que destila y en el sinfín de situaciones absurdas en las que pone al protagonista y a los personajes que lo rodean.

Sinopsis: Todo comienza cuando un anciano, el mismo día en que cumple 100 años, decide escaparse de la Residencia en la que vive tratando de huir del aluvión de periodistas y festejos que rodean a dicha celebración. A partir de aquí, y tras encontrarse una misteriosa maleta en la estación de autobuses, arranca una estrambótica aventura.
Paralelamente, se irá narrando lo que ha sido la vida del protagonista desde 1905. Seremos testigos de cómo, sin comerlo ni beberlo, Allan ha estado involucrado en casi todos los grandes acontecimientos de la historia, muchos de ellos decisivos para la Humanidad, como su participación en la creación de la bomba atómica (de lo cual, por supuesto que se arrepiente).
Llegará también a conocer a todo tipo de personajes históricos como: Stalin, Einstain, Mao-Tse-Tung e incluso al propio Franco. Con algunos llega incluso a mantener una estrecha relación.
A mi modo de ver esta narración que nos lleva al pasado de Allan es mucho más interesante que lo referente a la aventura actual.

Se ha comentado el hecho de que esta "estupidez inocente", las acciones y la personalidad del protagonista recuerdan mucho a Forrest Gump (película que también esta basada en un libro).
Que coincidencia, pero creo que por esto mismo,esta novela no ha llegado a entusiasmarme, ya que me ocurrió lo mismo con dicha película.
Este tipo de humor tan excéntrico y disparatado hace que las acciones lleguen a embrollarse de tal manera que me resulta exasperante.
Desconcierta también un poco el excesivo número de topónimos que van surgiendo a raiz de la aparición de las diferentes regiones por las que van pasando en su huída. Esto es cuestión de nomenclatura ya que resulta imposible pronunciar esas "innombrables" ciudades suecas.



En cuanto a los personajes, el centenario Allan Karlsson por su puesto que es el más disparatado y sorprendente pero el resto de personajes que lo rodean no le van a la zaga. Todo el grupo que acompaña a Allan en su aventura son del mismo calibre, sin olvidar a Sonia, la elefanta que viaja con ellos y que llegará a servirles de gran ayuda a la vez que les entorpecerá en su huída.
También resultará de lo más variopinto los personajes que irán desfilando por la vida del protagonista. El que más ternura me ha despertado ha sido Hervert Einstein  (el supuesto hermano de Albert Einstein) cuya inteligencia, al contrario que la de su hermano, brilla por su ausencia.
Destacaría también las numerosas frases ingeniosas y los divertidos diálogos que el autor ha puesto en boca de ellos con mucho acierto.
Incluyo un fragmento entre Hervert y Allan que sirve de ejemplo a lo dicho:
"Allan elogió a Hervert(...) al tiempo que éste le quitaba importancia diciendo que no es tan difícil hacerse el tonto cuando realmente lo eres. Allan admitió que no sabía cuan fácil o difícil era, porque los tontos que había conocido hasta entonces, siempre habían intentado pasar por lo contrario".
A través de estos personajes parece querer caricaturizar a esos policías y comisarias que salen en el resto de novelas suecas y lo consigue a traves del comisario Aronsson, que finalmente termina por aliarse con los sospechosos.


Con respecto al autor, podemos decir que Jonas Jonasson es "un tío con suerte". Como él mismo ha contado, tras vender una empresa multimedia que él dirigía, se permite el lujo de vivir desahogadamente en un lugar idílico, el lago Lugano (Suiza) y desde allí dedica su tiempo a escribir ese libro que ya hacía tiempo que él tenía en mente.
Tras su publicación tuvo un éxito fulgurante y ha vuelto a hacerse rico por ello....Él mismo bromea al respecto en la entrevista que le hacen en el programa PÁGINA 2:www.rtve.es/television/pagina2/anteriores
En esta entrevista, además añade que se está rodando la película para este mismo año. Suponemos que será tan delirante como el libro.





Concluyo esta reseña, recomendando esta novela a aquellas personas que quieran pasar ratos divertidos y de risa fácil. Reconozco que es entretenida,al menos al principio porque ya pasando la mitad me empezó a aburrir bastante. Supongo que a tenor del éxito que ha tenido habrá muchas personas que no estén de acuerdo conmigo.



"Es verdad que había podido decidirse antes y de paso haber tenido la deferencia de comunicar su decisión a los interesados, pero Allan Karlsson había dedicado tiempo a pensar las cosas antes de hacerlas. Por tanto, en cuanto la idea le vino a la cabeza, abrió la ventana de su habitación en el primer piso de la Residencia de ancianos de Malmkoping, provincia de Sodermarland y bajó por el emparrado hasta el arriete del jardín".






  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada